“Desaparecidos”.

Desperté esta mañana y me dirigía a la habitación de mis dos pequeños hijos. Abrí lentamente la puerta para no despertarlos de una manera tan brusca, pero al entrar me dí cuenta que ninguno de ellos estaba en su respectiva cama ¿Dónde podrían estar?.Ellos tenían la costumbre de hacerme bromas de este tipo así que decidí bajar hasta el primer piso para ver si es que ellos estaban escondidos en la cocina o en el living, pero no había rastro alguno de ellos. Así que decidí llamarlos con un tono autoritario.

-¡Demián, Aarón! ¿Donde se han escondido esta vez?

Pero no había respuesta alguna, no puede ser que con el paso del tiempo se pongan tan rebeldes para no hacerme caso. Mejor llamaba a su madre, puede que ella haya venido a buscarlos mientras yo dormía.

1,2,3… 7 tonos conté y no respondía su teléfono, de seguro esta con su nueva pareja por algún lugar y ni siquiera se acuerda que sus hijos están aquí. Que puedo hacer ahora, de seguro cuando ella venga a buscarlos hará un gran escándalo porque ellos no están.

Pero bueno, si tienen hambre tendrán que regresar. Así que mejor decidí por sentarme a ver tranquilamente el partido de fútbol que estaban pasando por la televisión, pero al rato después vinieron a tocar mi puerta. ¡Já! deben de ser Aarón y Demián. Me acerqué lentamente hacia la puerta y la abrí.

-Buenos días, ¿Es usted el Sr. Andrés Trujillo?

Grande fue mi sorpresa al ver a los oficiales de policía frente a mi puerta y preguntando por mí.

-Sí, lo soy. ¿Qué puedo hacer por ustedes?

-Mire Sr. , nosotros vinimos hacia su hogar para notificarle una demanda de sus vecinos en su contra por ruidos molestos en altas horas de la madrugada.

-¿Qué? Yo solo estuve con mis hijos y luego me fui a dormir ya que ellos se duermen muy temprano…

Esto no era posible, eso fue todo lo que hice anoche. ¿Debería aprovechar la situación y notificarle al oficial de la desaparición de mis hijos? Bueno, sería lo más conveniente.

-Cierto, Sr. oficial. Yo quería mencionarle la desaparición de mis dos hijos…

-Y lo menciona con semejante tranquilidad…¿Cuánto tiempo llevan desaparecidos?

-Diré que al despertarme, ya no estaban en sus camas.

-¿Estaba todo en orden, no había indicios de algún secuestro?

-Todo estaba en perfecto orden, pero si usted lo desea puede pasar a ver sus habitaciones para que corrobore mis palabras por usted mismo.

Me hice a un lado para que el oficial pudiera ingresar a mi hogar, cerré la puerta y vinieron a mi mente unos recuerdos de anoche acompañados de una leve sonrisa que emergió en mis labios.

-Pase usted, las habitaciones están en el segundo piso. Segunda puerta a la izquierda…

El oficial solo avanzó y yo lo seguí. Caminaba con mucha calma, no sabía que sorpresa lo esperaba allá arriba. Al llegar, el oficial dudaba mucho en abrir la puerta. Estaba comenzando a impacientarme

-Tranquilo oficial, solo abra la puerta.

Le dije con la sonrisa más calmada que podía hacer. El oficial abrió la puerta y se encontró con mi bella obra maestra. Mis hijos, mi esposa y su nueva pareja, todos en el piso, algunos decapitados, otros a medio morir acompañados por ese bello color carmín por toda la blanca habitación. Solo me faltaba un integrante de la familia, ese era yo. Pero seamos honestos, me amo demasiado para poder suicidarme, así que…

-Usted señor oficial, interpretará a este bello ser que tiene detrás, así que quédese quieto por un momento.

Vi como el oficial buscaba su arma, pero yo soy mucho más inteligente y rápido.

-No le servirá de nada buscar su arma, la tengo justo aquí en mis manos.

Sentí su temor, sus ganas de atacarme o de intentar escaparse por la puerta, pero no tenía como salir de esta.Aunque terminó por desmayarse, así que me acerqué y comencé a dar los últimos toques a mi obra de arte, no pasó mucho tiempo y ya estaba terminada. Cuando me sentí satisfecho con mi trabajo, me alejé y les tomé una foto. ¡Qué familia más bella!

Busqué mi álbum y guardé la foto así como todas las otras fotos de familias que, gracias a mi, estaban juntas. Ya que terminé aquí, iré buscando otro lugar donde las familias me necesiten para estar más unidas.

Anuncios