“Bienvenido a Rapture”

Desde que la narrativa se instauró en el mundo del videojuego como parte casi esencial para una buena experiencia, las personas buscan más sentimientos, más conceptos, más emociones y más historia. No son pocos los videojuegos que dejan buenas intenciones educativas o en general, reivindicativas, y que expresan ideales o ideas ocultas como forma de crítica.

Hoy quiero hablarles sobre una saga de videojuegos llamada Bioshock, creada por Irrational Games (publicada el 21 de agosto de 2007), la cual, más allá de mostrarnos la historia y/o vivencias  de un personaje en concreto, se encargó de mostrarnos una visión crítica de las capacidades del hombre.

Pienso que no hace falta contar la historia de toda la saga, ya que, evidentemente, el blog se haría muy tedioso, así que solo contaré la de Bioshock 1 porque creo que es lo que nos ayudará a comprender lo que les quiero contar más adelante.

El juego se desarrolla en el año 1960. El avión en el que viaja el protagonista, llamado Jack, se estrella en medio del Atlántico en circunstancias desconocidas, todos los pasajeros mueren excepto él, que afortunadamente logra escapar y descubre una extraña ciudad submarina conocida como Rapture. Mientras avanza en la ciudad submarina, se irá revelando la presencia de varios seres y cadáveres de humanos deformes y encontrando distintas figuras en su viaje, ambas aliadas y enemigas, como el Doctor Steinman, un cirujano psicópata y macabro o Peach Wilkins, un paranoico que se ha atrincherado en las pescaderías congeladas de Rapture.
Rapture fue construida por un magnate llamado Andrew Ryan con la intención de crear una ciudad para la élite mundial, una ciudad en la que habitarían los mejores artistas, científicos, ingenieros y deportistas sin estar coartados por normas o limitaciones. Esta élite podría dedicarse a vivir y a realizar sus obras sin verse sometida a las imposiciones de gobiernos, religiones y otros órganos de poder.

Bioshock: “The collection” es el título que recopila la saga completa de videojuegos.

Ahora, Rapture está a punto de derrumbarse tras haber sufrido una terrible guerra motivada por descubrimientos científicos desarrollados en ella. Estos avances están relacionados con una sustancia química (el ADAM) capaz de mejorar genéticamente a las personas para realizar tareas extraordinarias más allá de sus capacidades físicas. Su consumo masivo acabó deshumanizando a los habitantes de Rapture, destruyendo el equilibrio social existente en la ciudad y dando lugar a una guerra por el control de la metrópolis entre Andrew Ryan y un ex-gánster llamado Frank Fontaine. Finalmente la sociedad se dividió en dos grupos en permanente conflicto: aquellos que querían detener las aplicaciones del Adam y los adictos que no podían dejar de consumirla.

“Ni Dioses ni Reyes, sólo el hombre”

-Andrew Ryan

A pesar de todos estos eventos fantásticos, Bioshock está inspirado en la visión del Superhombre de Nietzche, la cual se explica más detalladamente en su obra “Así habló Zaratustra”.
Tanto Andrew Ryan como el archienemigo de este, Atlas, serían a ojos de Nietzche, unos auténticos ejemplos de Superhombre donde no se dejan llevar por ideas frágiles y son capaces de crear su quehacer a partir de su voluntad de poder y del realismo de lo que ofrece. El Superhombre no cree en falsas promesas, al igual que no lo hacen Ryan ni Atlas. Sólo se rigen por el poder del hombre, plasmadas fielmente en una de las frases consigna de Rapture “Ni Dioses ni Reyes, sólo el hombre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s